Yoga para mi bienestar

Yoga para mi bienestar

Yin yoga

James es un periodista afincado en Londres y redactor de Fit&Well. Tiene más de cinco años de experiencia en tecnología de fitness, incluyendo el tiempo que pasó como editor de la guía de compras y redactor de la publicación tecnológica MakeUseOf. En 2013 le diagnosticaron una enfermedad crónica, lo que estimuló su interés por la salud, el fitness y la gestión del estilo de vida. Desde entonces, se ha convertido en un devoto meditador, ha experimentado con estilos de entrenamiento y ejercicios, y ha utilizado varios gadgets para controlar su salud. En los últimos tiempos, James se ha visto absorbido por la intersección entre la salud mental, el fitness, la sostenibilidad y el ecologismo. Cuando no se preocupa por la salud y la tecnología, James puede encontrarse mirando con entusiasmo los lanzamientos del New Music Friday de cada semana.

Beneficios del yoga durante la covida

El yoga se considera una de las formas más antiguas de ejercicio y, aunque hay muchos estilos diferentes, desde los más suaves hasta los más rigurosos, la práctica del yoga suele implicar estiramientos, respiración y un periodo de relajación profunda o mediación.
Se mueve lentamente a través de cinco o seis posturas durante una hora para ayudar a relajarse. Este estilo consiste en reducir la velocidad y abrir el cuerpo mediante estiramientos pasivos. Las clases restaurativas son muy suaves y una buena forma de desestresarse.
Puede probar el yoga en centros comunitarios, estudios de yoga, a través de aplicaciones o mediante guías y vídeos en línea. Hay opciones disponibles tanto si prefieres practicarlo en grupo como en solitario. Por qué no probarlo este mes en honor al Día Internacional del Yoga.

Hatha yoga

No cabe duda de que la popularidad del yoga se ha disparado en los últimos años, y no es de extrañar. Los beneficios del yoga para la mente y el cuerpo, que significa “unir” en sánscrito, son algunas de las muchas razones por las que la gente empieza a practicarlo con regularidad. Nada más empezar, una sensación de calma te invade.
Pero si las imágenes de Instagram de mujeres contorsionándose en varias posturas de yoga te han dejado inseguro sobre la práctica del yoga, no te preocupes. Hay varios estilos para personas de todas las capacidades y, a pesar de lo que mucha gente piensa, no es necesario ser flexible para hacer una postura de yoga.
El Pilates fue iniciado por Joseph Pilates a principios del siglo XX, con un enfoque en la rehabilitación física. Incorpora pequeños movimientos que requieren el uso de los músculos estabilizadores de la espalda y el núcleo. También se centra en comenzar cada ejercicio con respiraciones controladas para iniciar la contracción de los músculos centrales.
El yoga, por su parte, hace hincapié en la conexión mente-cuerpo. Esta disciplina holística se desarrolló en la antigua India y se dice que tiene más de 3.000 años de antigüedad. Aunque algunos estilos pueden ser físicamente exigentes, en general se centra más en las técnicas de relajación y respiración, en la mejora de la concentración a través de la meditación y en la atención plena que se traduce en un pensamiento positivo tanto dentro como fuera de la esterilla.

Yoga para el bienestar sadhguru

Si hoy has hecho tu postura de yoga del “perro hacia abajo”, probablemente te sientas más relajado. Independientemente de tu nivel de experiencia en yoga, si lo practicas con regularidad, puedes sentirte mejor de pies a cabeza.
El yoga ofrece beneficios para la salud física y mental de personas de todas las edades. Y, si estás pasando por una enfermedad, recuperándote de una cirugía o viviendo con una condición crónica, el yoga puede convertirse en una parte integral de tu tratamiento y potencialmente acelerar la curación.
Un terapeuta de yoga puede trabajar con los pacientes y elaborar planes individualizados que colaboren con sus terapias médicas y quirúrgicas. De esta manera, el yoga puede apoyar el proceso de curación y ayudar a la persona a experimentar los síntomas con más centrado y menos angustia.
El yoga es tan bueno como los estiramientos básicos para aliviar el dolor y mejorar la movilidad de las personas con dolor lumbar. El Colegio Americano de Médicos recomienda el yoga como tratamiento de primera línea para la lumbalgia crónica.
Póngase a cuatro patas, colocando las palmas de las manos debajo de los hombros y las rodillas debajo de las caderas. Primero, inhala y deja que tu estómago baje hacia el suelo. A continuación, exhala mientras llevas el ombligo hacia la columna vertebral, arqueando la columna como un gato que se estira.