Tipos de meditacion budista

Tipos de meditacion budista

El corazón de la meditación budista

Aunque estas técnicas se utilizan en todas las escuelas budistas, también existe una gran diversidad. En la tradición Theravada, que refleja la evolución del budismo primitivo, las técnicas de meditación se clasifican en samatha (calmar la mente) y vipassana (obtener una visión)[nota 4] El budismo chino y japonés conservó una amplia gama de técnicas de meditación, que se remontan al budismo primitivo, sobre todo el Sarvastivada. En el budismo tibetano, el yoga de la deidad incluye visualizaciones, que preceden a la realización de sunyata (“vacío”)[nota 5].
Los estudios budistas modernos han intentado reconstruir las prácticas de meditación del budismo primitivo presectario, principalmente a través de métodos filológicos y de crítica textual utilizando los primeros textos canónicos[7].
Según el indólogo Johannes Bronkhorst, “las enseñanzas de Buda tal y como se presentan en el canon primitivo contienen una serie de contradicciones”,[8] presentando “una variedad de métodos que no siempre concuerdan entre sí”,[9] conteniendo “puntos de vista y prácticas que a veces se aceptan y a veces se rechazan”[8] Estas contradicciones se deben a la influencia de tradiciones no budistas en el budismo primitivo. Un ejemplo de estos métodos meditativos no budistas que se encuentran en las fuentes primitivas es el esbozado por Bronkhorst:

Budismo tibetano

Aunque estas técnicas se utilizan en todas las escuelas budistas, también existe una gran diversidad. En la tradición Theravada, que refleja los desarrollos del budismo primitivo, las técnicas de meditación se clasifican en samatha (calmar la mente) y vipassana (obtener una visión)[nota 4] El budismo chino y japonés conservó una amplia gama de técnicas de meditación, que se remontan al budismo primitivo, sobre todo el Sarvastivada. En el budismo tibetano, el yoga de la deidad incluye visualizaciones, que preceden a la realización de sunyata (“vacío”)[nota 5].
Los estudios budistas modernos han intentado reconstruir las prácticas de meditación del budismo primitivo presectario, principalmente a través de métodos filológicos y de crítica textual utilizando los primeros textos canónicos[7].
Según el indólogo Johannes Bronkhorst, “las enseñanzas de Buda tal y como se presentan en el canon primitivo contienen una serie de contradicciones”,[8] presentando “una variedad de métodos que no siempre concuerdan entre sí”,[9] conteniendo “puntos de vista y prácticas que a veces se aceptan y a veces se rechazan”[8] Estas contradicciones se deben a la influencia de tradiciones no budistas en el budismo primitivo. Un ejemplo de estos métodos meditativos no budistas que se encuentran en las fuentes primitivas es el esbozado por Bronkhorst:

Meditación para principiantes

El budismo ofrece una gran variedad de técnicas de meditación que podemos practicar para lograr todo lo que podamos desear: desde el desarrollo de la paz, la eliminación de la ira, el cultivo de la compasión, hasta las meditaciones que nos llevarán a la felicidad y la sabiduría definitivas y eternas (también conocidas como el logro de la Iluminación en el budismo).
A continuación, he enumerado las técnicas de meditación más comunes que se pueden encontrar en una variedad de escuelas y tradiciones budistas diferentes. No se trata de una lista exhaustiva, pero espero que pueda servir de marco para ayudarte a entender cómo se pueden utilizar estas diferentes meditaciones, y que pueda ayudarte a elegir cuáles te gustaría probar y explorar más a fondo.
A la hora de determinar qué técnica de meditación es la mejor para practicar, creo que todo se reduce a las preferencias personales. A menudo me encuentro utilizando diferentes técnicas dependiendo de mi estado mental actual. Por ejemplo, si mi mente está acelerada con muchos pensamientos, suelo preferir contar mis respiraciones para ayudar a calmarla. Además, si hay una cualidad espiritual concreta que quiero cultivar, me centraré en una meditación diseñada específicamente para aumentarla.

Vajrayana

Aunque estas técnicas se utilizan en todas las escuelas budistas, también existe una gran diversidad. En la tradición Theravada, que refleja la evolución del budismo primitivo, las técnicas de meditación se clasifican en samatha (calmar la mente) y vipassana (obtener una visión)[nota 4] El budismo chino y japonés conservó una amplia gama de técnicas de meditación, que se remontan al budismo primitivo, sobre todo el Sarvastivada. En el budismo tibetano, el yoga de la deidad incluye visualizaciones, que preceden a la realización de sunyata (“vacío”)[nota 5].
Los estudios budistas modernos han intentado reconstruir las prácticas de meditación del budismo primitivo presectario, principalmente a través de métodos filológicos y de crítica textual utilizando los primeros textos canónicos[7].
Según el indólogo Johannes Bronkhorst, “las enseñanzas de Buda tal y como se presentan en el canon primitivo contienen una serie de contradicciones”,[8] presentando “una variedad de métodos que no siempre concuerdan entre sí”,[9] conteniendo “puntos de vista y prácticas que a veces se aceptan y a veces se rechazan”[8] Estas contradicciones se deben a la influencia de tradiciones no budistas en el budismo primitivo. Un ejemplo de estos métodos meditativos no budistas que se encuentran en las fuentes primitivas es el esbozado por Bronkhorst: