Tipos de conflictos y ejemplos

Tipos de conflictos y ejemplos

Ejemplos de conflicto persona contra persona

Tipos de conflicto en la literatura La trama de cualquier historia requiere un conflicto que la haga avanzar. Siempre que un protagonista lucha contra una fuerza que escapa a su control, surge un conflicto que añade complejidad -e interés- a la historia. Puede encontrar ejemplos de los siete tipos de conflicto tanto en las historias clásicas como en las modernas.
También conocido como conflicto interno, el conflicto del hombre contra sí mismo implica que el protagonista se enfrente a sus propios miedos, defectos y emociones. La historia puede girar en torno a una decisión difícil que el personaje central debe tomar.
Un personaje que lucha contra las normas de su sociedad es una forma común de conflicto en la sátira política y las historias distópicas. La sociedad representada en estas historias suele ser opresiva o injusta de alguna manera.
Este conflicto es habitual en las tragedias griegas, en las que el héroe es castigado o recompensado por los dioses. También se encuentra con frecuencia en las historias fantásticas, en las que un personaje se ve obligado a aceptar un destino predeterminado.

Buenos ejemplos de conflictos

En el trabajo, a veces parece que algunos tipos de conflicto nos acompañan siempre. Si no cumples un plazo, es probable que te enfrentes a un conflicto con tu jefe. Si arremete contra un colega que cree que le perjudica continuamente, acabará en conflicto. Y si no estás de acuerdo con un compañero de trabajo sobre si representar a un cliente cuyos valores desprecias, el conflicto también es probable.
En particular, hay tres tipos de conflicto que son comunes en las organizaciones: el conflicto de tareas, el conflicto de relaciones y el conflicto de valores. Aunque la comunicación abierta, la colaboración y el respeto contribuirán en gran medida a la gestión de los conflictos, los tres tipos de conflicto también pueden beneficiarse de tácticas específicas de resolución de conflictos.

4 tipos de conflictos ejemplos

En la literatura, los escritores noveles aprenden que hay muchos tipos diferentes de conflicto que surgen en la literatura. Uno puede ver una trama que plantea el escenario “el hombre contra el hombre”, y otra puede ser “el hombre contra la naturaleza”.    Al examinar el conflicto en el lugar de trabajo, uno ve que hay cuatro tipos básicos, y que no son terriblemente diferentes de esos otros conflictos que aprendiste en literatura de primer año, excepto que todos tratan del conflicto entre personas. Son los siguientes:
El conflicto intrapersonal es el que experimenta un solo individuo, cuando sus propios objetivos, valores o roles divergen. Un abogado puede experimentar un conflicto de valores cuando representa a un acusado que sabe que es culpable de los cargos que se le imputan. Una trabajadora cuyo objetivo es obtener su MBA puede experimentar un conflicto intrapersonal cuando le ofrecen un puesto que requiere su traslado a otro estado. O puede tratarse de un conflicto de rol en el que un trabajador tenga que elegir entre una cena con clientes o una cena con la familia.

Tipos de conflicto en la literatura

El conflicto es el núcleo de su historia, independientemente del género en el que escriba. Es una parte esencial de la creación de una historia que resonará con los lectores y los mantendrá comprometidos mucho después de que pasen la última página. El conflicto es memorable, emocionante y debería ser la fuerza motriz de todos los arcos argumentales. Si su historia no tiene una abundancia de conflictos en varias formas, entonces no tiene una gran historia en absoluto. Esto no significa necesariamente que todos los personajes tengan que estar peleando todo el tiempo; el conflicto es un concepto mucho más complicado que eso.
Entre los profesionales de la literatura, hay consenso en que existen cuatro tipos principales de conflicto. Parece que hay un poco de desacuerdo en la red al respecto, pero éstas son las cuatro estructuras principales de conflicto que pueden tener lugar en cualquier tipo de historia, independientemente del género, la época, el escenario, etc.
Este es el tipo de conflicto más tradicional. Como su nombre indica, el conflicto “hombre contra hombre” (más exactamente denominado persona contra persona, personaje contra personaje o conflicto interpersonal) implica a dos o más personajes que se oponen entre sí. Eso puede significar que se pelean físicamente, que discuten o que indirectamente intentan sabotear al otro de alguna manera. El conflicto se deriva de las acciones de los personajes, y normalmente (aunque no siempre) implica un protagonista y un antagonista distintos.