Tecnicas para desconectar la mente

Tecnicas para desconectar la mente

cómo controlar tu mente de los pensamientos no deseados libro

No exactamente. Julie también tiene diabetes. Y aunque le encanta su trabajo, se siente ansiosa por llevar un negocio. A menudo se enfada consigo misma y se enfada con los demás por pequeños errores. Y lo que es más aterrador, a pesar de controlar cuidadosamente su nivel de azúcar en sangre, entra en coma una o dos veces al mes. ¿Qué ocurre?
Siguiendo el consejo de su médico, Julie intenta tomar clases de Reducción del Estrés Basada en la Atención Plena (MBSR, por sus siglas en inglés) junto con su programa habitual de atención a la diabetes. Las prácticas de MBSR ayudan a Sylvia a reducir la velocidad y a prestar realmente atención a su cuerpo.
Julie empieza a darse cuenta de cuándo está bajando su nivel de azúcar en sangre, por lo que puede comer para evitar entrar en un coma diabético. También le resulta más fácil controlar su diabetes con insulina, probablemente porque la reducción de su ansiedad ayuda a reducir sus hormonas del estrés. Su ira, producto del estrés, también desaparece.
La historia de Julie es un gran ejemplo de lo que llamamos la conexión mente-cuerpo. Esto significa que nuestros pensamientos, sentimientos, creencias y actitudes pueden afectar positiva o negativamente a nuestro funcionamiento biológico. En otras palabras, ¡nuestra mente puede afectar a la salud de nuestro cuerpo!

cómo quitarse algo de la cabeza de forma permanente

Un pensamiento negativo puede convertirse en un contaminante de nuestras emociones, comportamientos y otros pensamientos.    Estos pensamientos negativos nos restan energía y fuerza. Cuanto más tiempo les dediquemos, más fuertes serán y más difícil será detenerlos.
Tener este tipo de pensamientos es normal. Pero no debemos alimentarlos ni darles más importancia de la que tienen para que no nos perjudiquen. Para evitar que los pensamientos negativos nos afecten, condicionen nuestras acciones y dañen nuestra autoestima, debemos practicar una serie de técnicas. A continuación, encontrarás 5 consejos que puedes poner en práctica cuando te invadan los sentimientos negativos:
El origen de nuestros pensamientos negativos suele deberse a distorsiones cognitivas o pensamientos irracionales. Una buena técnica para controlarlos es observarlos como si fueras un espectador. Por ejemplo, como si fueran un tronco viajando río abajo. No dejar que se apodere de nuestra mente es fundamental para su disipación. Si visualizamos cómo baja el tronco, sin permitir que se quede en nuestra orilla, acabará desapareciendo. Lo mismo ocurrirá con los pensamientos negativos. Debemos aprender a poner distancia entre los pensamientos y nosotros. De esta manera nos daremos cuenta de que no somos el pensamiento. El mindfulness nos ayudará mucho en este sentido.

cómo bloquear las señales de control mental

En este post, exploraremos la idea de la atención plena desapegada. En este artículo exploraremos la idea de la atención plena y te daré algunos consejos sobre cómo incorporarla a tus prácticas de atención plena.Usar la atención plena para separarte de tus pensamientosLa atención plena es prestar atención al momento presente sin juzgarlo, como ya sabes por haber leído este blog.La atención plena desapegada es el proceso de liberar conscientemente el apego y limpiar tu mente. El desapego se define como un estado de objetividad o distanciamiento. La objetividad es una poderosa herramienta para practicar el mindfulness desapegado.El distanciamiento es una gran manera de permanecer desconectado de tus sentimientos, no en el sentido de ignorarlos o enterrarlos, sino simplemente de aceptarlos y no dejar que te controlen.En
En lugar de sobreanalizar o juzgar cada detalle, entiende que tus pensamientos son sólo eso, pensamientos. No son la realidad última ni la verdad. Saber esto permite que tus pensamientos se alejen y puedas volver a evaluarlos con un punto de vista más claro y una mayor aceptación. Practicar la atención plena puede cambiar tu forma de pensar y mejorar tu vida.

cómo controlar tu mente y tus emociones

Durante años, cuando salía del trabajo cada noche, tenía problemas para apagar mi cerebro por la noche. No podía dormirme mientras pensaba en los problemas, o si me dormía, me despertaba demasiado pronto. La ansiedad y la sensación de no haber hecho lo suficiente llenaban mi cabeza hasta las primeras horas de la mañana. Sabía que el problema era mi negocio, y estaba lista para vender mis múltiples locales y empezar de nuevo. Un buen amigo se enfrentó a mí y me dijo: “El problema nunca ha sido tu negocio; siempre has sido tú”.