Qué es un mandala

Qué es un mandala

el mandala para colorear…

A menudo asociamos la palabra mandala con los diseños circulares que tienen colores, formas y patrones repetitivos que irradian desde el centro. Los mandalas pueden ser precisos, cuidadosamente medidos, geométricos y perfectamente simétricos o, por el contrario, de flujo libre, orgánicos y asimétricos. Los mandalas se suelen dibujar en círculos, pero también se pueden dibujar en cuadrados.
En las tradiciones hindúes y budistas, los mandalas son un objeto de meditación que ayuda al desarrollo espiritual. Las imágenes representan el universo y los símbolos el viaje espiritual, los ciclos de nacimiento-vida-muerte y la interconexión de todos los seres vivos. La tradición hindú se centra en la realización del ser como uno con lo divino. Mientras que en la tradición budista se hace hincapié en el potencial de iluminación (naturaleza de Buda) y las imágenes de los mandalas ilustran los obstáculos que hay que superar para cultivar la compasión y la sabiduría. El dibujo de los mandalas en esta tradición sigue reglas estrictas.

dibujo de mandalas para principiantes…

El origen del mandala es la India y su nombre significa rueda o círculo, por lo que se representa principalmente con formas circulares u ovaladas, aunque también se realizan con otro tipo de figuras geométricas que buscan la armonía alrededor del punto central.
Los mandalas son conocidos por su atractivo y colorido. La mayoría de las personas que los realizan no saben que estas manualidades (dependiendo del dibujo realizado, la forma y el color) tienen un gran significado y muestran su estado de ánimo.
Los mandalas están muy presentes en nuestras vidas. Si pensamos en ello podemos ver que hay muchos elementos en nuestra vida que siguen un ordenamiento inteligente en su composición. Ejemplos de ellos son los copos de nieve, las flores, las galaxias en espiral, las colmenas, las figuras geométricas (círculo, espiral, cubo, tetraedro, …) o las que aparecen en las frutas como una granada, un kiwi, …
Los dibujos se interpretan como un centro energético principal del que surgen diferentes vertientes que establecen un equilibrio en nuestro cuerpo y mente. Un punto principal del que pueden salir infinitas posibilidades a través de sus formas y sus colores.

qué es un mandala budista

El simbolismo antropomórfico que representa a Buda (así como a otras figuras) se hizo muy popular alrededor del siglo I de nuestra era con las artes de Mathura y el arte greco-budista de Gandhara. Los nuevos símbolos continuaron desarrollándose en el periodo medieval, y el budismo Vajrayana adoptó otros símbolos, como el doble vajra estilizado. En la era moderna, también se adoptaron nuevos símbolos, como la bandera budista.
En el arte budista primitivo se representan muchos símbolos. Muchos de ellos son antiguos símbolos prebudistas y panindios de la auspiciosidad (mangala)[2]. Según Karlsson, los budistas adoptaron estos signos porque “eran significativos, importantes y conocidos por la mayoría de los habitantes de la India”. También es posible que tuvieran usos apotropaicos, por lo que “debieron ser una forma de protegerse para los budistas, pero también una manera de popularizar y fortalecer el movimiento budista”[3].
El arte budista más antiguo es de la época mauriciana (322 a.C. – 184 a.C.); hay pocas pruebas arqueológicas del simbolismo anterior al periodo mauriciano[5] El arte budista primitivo (entre el siglo II a.C. y el siglo II d.C.) suele ser (aunque no exclusivamente) anicónico (es decir, carece de una imagen antropomórfica), y en su lugar utiliza diversos símbolos para representar a Buda. Los mejores ejemplos de este simbolismo del periodo anicónico se encuentran en lugares como Sanchi, Amaravati, Bharhut, Bodhgaya y Sarnath[6]. Según Karlsson, tres signos específicos, el árbol Bodhi, la rueda del Dharma y la estupa, aparecen con frecuencia en todos estos lugares importantes y, por tanto, “la práctica de culto budista más temprana se centró en estos tres objetos”[7].

la guía de mandalas…

Un mandala (sánscrito: मण्डल, romanizado: maṇḍala, lit. ‘círculo’, [ˈmɐɳɖɐlɐ]) es una configuración geométrica de símbolos. En varias tradiciones espirituales, los mandalas pueden emplearse para centrar la atención de los practicantes y adeptos, como herramienta de guía espiritual, para establecer un espacio sagrado y como ayuda para la meditación y la inducción al trance. En las religiones orientales del hinduismo, el budismo, el jainismo y el sintoísmo se utiliza como un mapa que representa a las deidades o, especialmente en el caso del sintoísmo, a los paraísos, los kami o los santuarios reales[1][2] Un mandala suele representar el viaje espiritual, partiendo del exterior hacia el núcleo interno, a través de capas.
En el hinduismo, un mandala básico, también llamado yantra, tiene la forma de un cuadrado con cuatro puertas que contienen un círculo con un punto central. Cada puerta tiene la forma general de una T.[3] Los mandalas suelen tener un equilibrio radial[4].
Un yantra es similar a un mandala, pero normalmente más pequeño y con una paleta de colores más limitada. Puede ser una composición geométrica bidimensional o tridimensional utilizada en sadhanas, pujas o rituales de meditación, y puede incorporar un mantra en su diseño. Se considera que representa la morada de la deidad. Cada yantra es único y llama a la deidad a la presencia del practicante a través de los elaborados diseños geométricos simbólicos. Según un experto, “los yantras funcionan como símbolos reveladores de las verdades cósmicas y como cartas de instrucción del aspecto espiritual de la experiencia humana”[5].