Postura sobre la cabeza

Postura sobre la cabeza

Postura sobre la cabeza del momento

eficacia de las ortesis posturales

El hombro corre un alto riesgo de lesión durante los deportes por encima de la cabeza, en particular en las actividades de lanzamiento o golpeo, como el béisbol, el tenis, el balonmano y el voleibol. Con el fin de crear una base científica para la prevención de lesiones recurrentes en los deportistas de cabeza, es necesario dar cuatro pasos: (1) es necesario definir los factores de riesgo de lesión y de reincidencia; (2) los factores de riesgo establecidos pueden utilizarse como criterios de retorno al juego, con valores de corte basados en bases de datos normativas; (3) estas variables deben medirse utilizando herramientas y procedimientos de evaluación fiables y válidos; y (4) es necesario diseñar e implementar programas de entrenamiento preventivo en el programa de entrenamiento del deportista para evitar la reincidencia. En general, se han definido tres factores de riesgo que pueden constituir la base de las recomendaciones para la prevención de las lesiones recurrentes y la vuelta al juego después de la lesión: el déficit de rotación interna glenohumeral (DGI); la fuerza del manguito de los rotadores, en particular la fuerza de los rotadores externos; y la discinesia escapular, en particular la posición y la fuerza de la escápula.

cuarta y única férula postural

Imagina que realizas una zancada de 100 metros por encima de la cabeza con una barra de eje (este tipo de barra es más gorda/de mayor diámetro que una barra normal). ¿Cómo sujetarías la barra para tener la mejor oportunidad de terminar la tarea sin bajar la barra? En primer lugar, tus muñecas estarán forzadas hacia atrás (extendidas como en una flexión de brazos) para que haya suficiente base para apoyar la barra más gorda en la palma de la mano. Si mantuvieras las muñecas completamente rectas, tendrías que agarrarte a la barra completamente con los pulgares. Además, es probable que tengas los brazos rectos y los hombros relajados (hacia abajo/no encogidos). Doblar los codos y/o encoger los hombros hacia arriba lleva a un soporte “muscular” menos estable del peso que conduce a una fatiga temprana y a la necesidad de bajar la barra mucho más rápido.
Los atletas serán capaces de soportar una barra cargada por encima de la cabeza durante un período de tiempo más largo con las muñecas hacia atrás, los codos bloqueados y los hombros retraídos hacia abajo, ya que estas son posiciones de apoyo “no musculadas”. Esto no es diferente para una barra de tamaño normal. Se puede ver esto en cualquier foto de competidores de élite de fitness sosteniendo una barra de cualquier tamaño por encima de la cabeza AUNQUE no sea lo que se les enseñó. Las enseñanzas comunes en las comunidades de fitness y levantamiento de pesas dictan que las muñecas deben estar rectas y los hombros encogidos hacia arriba. Pero, siendo los increíbles atletas que son, sus cuerpos han encontrado formas (sean conscientes de ello o no) de ser más eficientes y eficaces para la tarea de sostener la barra por encima de la cabeza.

corrector postural pubmed

Si eres como los millones de personas que utilizan herramientas electrónicas como el teléfono móvil, la tableta, el portátil o el ordenador de sobremesa, probablemente hayas pasado horas y horas mirando la pantalla con la cabeza inclinada hacia delante, como es habitual en una postura de cabeza adelantada. Otras situaciones que pueden llevarte a mantener la cabeza por delante de los hombros son la lectura de libros, el tiempo que pasas al volante o viendo la televisión.
Sea cual sea la causa, la migración de la cabeza a esta posición adelantada puede acabar provocando una hiperactividad muscular y un conjunto complementario de músculos hipoactivos. Este patrón de distorsión postural, conocido como síndrome cruzado superior (SCS), puede dar lugar a desequilibrios en el tono o la sincronización de los músculos, lo que a menudo conduce a patrones de movimiento deficientes y, en esta sociedad de alta tecnología, a una mayor tensión en las articulaciones de la cabeza, el cuello y los hombros.
Una mala postura a cualquier nivel puede provocar desequilibrios musculares. Esto puede tener un efecto de goteo en el resto del cuerpo, no sólo en las áreas locales del cuello y los hombros. Una secuencia asociada de desequilibrios musculares en la región de la cadera, denominada síndrome cruzado inferior, puede observarse a menudo junto con el síndrome cruzado superior.