La práctica de la atención plena

La práctica de la atención plena

Técnicas de atención plena para el estrés

Sentados en posición vertical, con los ojos cerrados, las palmas de las manos apoyadas en el regazo y los pies apoyados en el suelo, escucharon cómo la instructora del curso, Suzanne Westbrook, les guiaba para que se centraran en el presente prestando atención a sus sensaciones corporales, pensamientos, emociones y, sobre todo, a su respiración.
Los estudios afirman que ocho de cada diez estadounidenses sufren estrés en su vida diaria y les cuesta relajar su cuerpo y calmar su mente, lo que les expone a un alto riesgo de sufrir enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y otras dolencias. De la miríada de ofertas destinadas a combatir el estrés, desde el ejercicio hasta el yoga y la meditación, la meditación de atención plena se ha convertido en el producto más caliente del universo del bienestar.
Siguiendo el modelo del programa de Reducción del Estrés Basado en la Atención Plena creado en 1979 por Jon Kabat-Zinn para ayudar a contrarrestar el estrés, el dolor crónico y otras dolencias, hoy en día se pueden encontrar cursos de atención plena en lugares que van desde las escuelas hasta las prisiones y los equipos deportivos. Incluso el Ejército de Estados Unidos lo adoptó recientemente para “mejorar la resiliencia militar”.
“Nos encargaron que encontráramos formas de que la comunidad pudiera hacer frente al estrés. Y al mismo tiempo, salían a la luz muchas investigaciones sobre los beneficios de la atención plena y la meditación”, explica Jeanne Mahon, directora del centro de bienestar. “Seguimos ofreciendo mindfulness y meditación por la respuesta que recibimos. La gente aprecia tener la oportunidad de reflexionar sobre sí misma y aprender nuevas formas de relacionarse consigo misma”.

5 formas de practicar la atención plena

En estos días en los que todos estamos aprendiendo a adaptarnos a una nueva normalidad de permanecer en casa, personalmente me ha resultado difícil centrarme en lo que va bien en el mundo en lugar de en lo que va mal. A veces me veo absorbida por horas de desplazamiento por mis redes sociales para leer las últimas noticias (que en su mayoría son terribles) o para sentirme más conectada con mis amigos y familiares. Con todas las incógnitas de lo que nos depara el futuro, es fácil quedarse atrapado en bucles de retroalimentación negativos que, en última instancia, generan estrés en el cuerpo. Y ahora mismo el estrés es lo último que necesitamos si queremos reforzar nuestro sistema inmunitario y mantener un estado mental saludable.
Así que en esta entrada del blog, quiero hablar de cómo entrenar tu cerebro a través de prácticas de atención plena para mantenerte enfocado en lo positivo, disminuir el estrés y mantenerte mentalmente saludable durante este tiempo incierto que estamos atravesando.
La atención plena es la capacidad de permanecer en el momento presente y de centrar tus pensamientos en lo que está sucediendo en el aquí y ahora. Es nuestra capacidad de no pensar en el pasado o en el futuro, sino de observar lo que ocurre en el momento.

Mindfulness pdf

La psicología clínica y la psiquiatría han desarrollado desde la década de 1970 una serie de aplicaciones terapéuticas basadas en la atención plena para ayudar a las personas que experimentan una variedad de condiciones psicológicas[20]. La práctica de la atención plena se ha empleado para reducir la depresión,[21][22][23][24] para reducir el estrés,[22][25][26] la ansiedad,[21][22][26] y en el tratamiento de la adicción a las drogas. [27][28][29] Los programas basados en modelos de mindfulness se han adoptado en escuelas, prisiones, hospitales, centros de veteranos y otros entornos, y los programas de mindfulness se han aplicado para obtener resultados adicionales, como el envejecimiento saludable, el control del peso, el rendimiento deportivo,[30] la ayuda a niños con necesidades especiales y como intervención durante el periodo perinatal.
Los estudios clínicos han documentado los beneficios para la salud física y mental del mindfulness en diferentes categorías de pacientes, así como en adultos y niños sanos[3][31][32] Los estudios de investigación han demostrado una relación positiva entre el rasgo de mindfulness (que puede cultivarse mediante la práctica de intervenciones basadas en el mindfulness) y la salud psicológica[33][34] La práctica del mindfulness parece proporcionar beneficios terapéuticos a las personas con trastornos psiquiátricos[35][36][37], incluidos los beneficios moderados para los que padecen psicosis. [38][39][40] Los estudios también indican que la rumiación y la preocupación contribuyen a una variedad de trastornos mentales,[41][42][43] y que las intervenciones basadas en la atención plena pueden mejorar el rasgo de atención plena[44] y reducir tanto la rumiación como la preocupación. [43][45][46] Además, la práctica de la atención plena puede ser una estrategia preventiva para frenar el desarrollo de problemas de salud mental[47][48] Sin embargo, un exceso de atención plena puede producir efectos perjudiciales, como el empeoramiento de la ansiedad en personas con altos niveles de autoconcentración o conciencia de su cuerpo o sus emociones[49].

Ejemplos de mindfulness

Analizar activamente las características del dispositivo para identificarlo. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
La meditación de atención plena es una práctica de entrenamiento mental que enseña a frenar los pensamientos acelerados, a dejar de lado la negatividad y a calmar tanto la mente como el cuerpo. Combina la meditación con la práctica de la atención plena, que puede definirse como un estado mental que implica estar totalmente centrado en el “ahora” para poder reconocer y aceptar tus pensamientos, sentimientos y sensaciones sin juzgarlos.
Las técnicas pueden variar, pero en general, la meditación de atención plena implica una respiración profunda y la conciencia del cuerpo y la mente. Practicar la meditación de atención plena no requiere accesorios ni preparación (no es necesario usar velas, aceites esenciales ni mantras, a menos que te gusten). Para empezar, todo lo que necesitas es un lugar cómodo para sentarte, de tres a cinco minutos de tiempo libre y una mentalidad libre de juicios.