En que consiste el mindfulness

En que consiste el mindfulness

ejemplos de mindfulness

La psicología clínica y la psiquiatría han desarrollado desde la década de 1970 una serie de aplicaciones terapéuticas basadas en mindfulness para ayudar a las personas que experimentan una variedad de condiciones psicológicas[20]. La práctica de mindfulness se ha empleado para reducir la depresión,[21][22][23][24] para reducir el estrés,[22][25][26] la ansiedad,[21][22][26] y en el tratamiento de la adicción a las drogas. [27][28][29] Los programas basados en modelos de mindfulness se han adoptado en escuelas, prisiones, hospitales, centros de veteranos y otros entornos, y los programas de mindfulness se han aplicado para obtener resultados adicionales, como el envejecimiento saludable, el control del peso, el rendimiento deportivo,[30] la ayuda a niños con necesidades especiales y como intervención durante el periodo perinatal.
Los estudios clínicos han documentado los beneficios para la salud física y mental del mindfulness en diferentes categorías de pacientes, así como en adultos y niños sanos[3][31][32] Los estudios de investigación han demostrado una relación positiva entre el rasgo de mindfulness (que puede cultivarse mediante la práctica de intervenciones basadas en el mindfulness) y la salud psicológica[33][34] La práctica del mindfulness parece proporcionar beneficios terapéuticos a las personas con trastornos psiquiátricos[35][36][37], incluidos los beneficios moderados para los que padecen psicosis. [38][39][40] Los estudios también indican que la rumiación y la preocupación contribuyen a una variedad de trastornos mentales,[41][42][43] y que las intervenciones basadas en la atención plena pueden mejorar el rasgo de atención plena[44] y reducir tanto la rumiación como la preocupación. [43][45][46] Además, la práctica de la atención plena puede ser una estrategia preventiva para frenar el desarrollo de problemas de salud mental[47][48] Sin embargo, un exceso de atención plena puede producir efectos perjudiciales, como el empeoramiento de la ansiedad en personas con altos niveles de autoconcentración o conciencia de su cuerpo o sus emociones[49].

cómo practicar mindfulness para la ansiedad

Explorar activamente las características del dispositivo para identificarlo. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
La meditación de atención plena es una práctica de entrenamiento mental que enseña a frenar los pensamientos acelerados, a dejar de lado la negatividad y a calmar tanto la mente como el cuerpo. Combina la meditación con la práctica de la atención plena, que puede definirse como un estado mental que implica estar totalmente centrado en el “ahora” para poder reconocer y aceptar tus pensamientos, sentimientos y sensaciones sin juzgarlos.
Las técnicas pueden variar, pero en general, la meditación de atención plena implica una respiración profunda y la conciencia del cuerpo y la mente. Practicar la meditación de atención plena no requiere accesorios ni preparación (no es necesario usar velas, aceites esenciales ni mantras, a menos que te gusten). Para empezar, todo lo que necesitas es un lugar cómodo para sentarte, de tres a cinco minutos de tiempo libre y una mentalidad libre de juicios.

consigue un poco de espacio en la cabeza: 10 minutos…

Según el profesor Mark Williams, antiguo director del Centro de Atención Plena de Oxford, la atención plena consiste en “reconectar con nuestro cuerpo y las sensaciones que experimenta”, lo que significa “despertar a las vistas, sonidos, olores y sabores del momento presente”.
Por tanto, según Yoga Internacional, la atención plena puede definirse como la práctica informal de la conciencia del momento presente que puede aplicarse a cualquier situación de vigilia. En otras palabras, es una forma de ser activamente consciente de lo que estás haciendo mientras lo haces.
Mindfulness significa vivir en el momento presente. Esencialmente, significa ser (intencionadamente) más consciente y despierto a cada momento y estar plenamente involucrado en lo que ocurre en el entorno, con aceptación y sin juicio.
Además, según el Diccionario de Cambridge, la atención plena puede definirse como la práctica de ser consciente del cuerpo, la mente y los sentimientos en el momento presente, pensada para crear una sensación de calma.
Según Davis y Hayes, de la Universidad Estatal de Pensilvania, el mindfulness puede definirse como una conciencia de la propia experiencia en cada momento, sin juzgarla. Los autores citados anteriormente también citan a otros colegas que también han investigado sobre la atención plena y tienen definiciones similares pero diferentes de la atención plena, considerándola como:

cómo funciona el mindfulness

Esta es la definición no citada de Jon Kabat-Zinn, conocido autor y fundador de la Clínica de Reducción del Estrés de la Universidad de Massachusetts (que tiene cuidado de añadir que es una definición operativa y que deja fuera algunos aspectos de la atención plena).
Una definición similar proviene del psicólogo Scott Bishop, que describe la atención plena como una “conciencia no colaborativa, sin juicios, centrada en el presente, en la que cada pensamiento, sentimiento y sensación que surge… se reconoce y se acepta tal como es”.
Muchos de nosotros pasamos gran parte de nuestras vidas en piloto automático, sin ser conscientes de lo que estamos experimentando, perdiéndonos todas las vistas y sonidos y olores y conexiones y alegrías que podríamos apreciar.    Una parte de ese tiempo nuestra mente parece “desconectada”, y otras veces atrapada en pensamientos del pasado (a menudo arrepentidos) o en planes para el futuro, muchos de los cuales son repetitivos.
La atención plena nos ayuda a estar presentes en nuestra vida y nos da cierto control sobre nuestras reacciones y patrones de pensamiento repetitivos.    Nos ayuda a hacer una pausa, a tener una visión más clara de la situación y a responder con más habilidad.