El yin y el yan

El yin y el yan

Emoji del yin y el yang

Aunque probablemente conozcas el símbolo del yin y el yang, puede que el significado más profundo del yin-yang sea nuevo para ti. Una vez que entiendas esta antigua filosofía, empezarás a ver el yin-yang en muchos lugares, y esta conciencia puede ayudarte a vivir una vida más saludable.
La teoría del yin-yang es un marco filosófico que describe lo que los chinos han observado durante mucho tiempo en la naturaleza y en el mundo material.El yin-yang representa al universo creándose a sí mismo a partir de la energía caótica Wuji y transmutándola en orden, o Tai Ji -la gran polaridad. Así, el símbolo del yin-yang representa la teoría de la creación o el “big bang”. Comienza con nada y se transforma en todo.
La interdependencia del yin-yang queda demostrada por la línea curva del símbolo. El símbolo yin-yang más moderno tiene el añadido de un punto blanco y otro negro, que indica el potencial de transformación interior.
En resumen, el antiguo principio del yin-yang observa que en todos los aspectos del mundo físico hay dualidad. Por lo tanto, también hay un elemento del mundo no físico -aquello que no vemos pero sentimos y percibimos- que nos rodea en todo momento.Es imposible conocer el verdadero origen del yin-yang, aunque los símbolos que lo representan ya estaban presentes en el periodo neolítico (3400 a.C.).  El yin-yang también está representado en el I Ching, o Libro de los Cambios, un texto de adivinación chino que data del año 1000-750 a.C. y que aún se utiliza en la actualidad.Esta teoría aparece en la literatura de las dinastías Yin y Zhou (1047-256 a.C.), un influyente periodo de tiempo conocido como el inicio del confucianismo y el daoísmo. Como tal, la teoría del yin y el yang está arraigada en muchas escuelas de pensamiento, y se pueden encontrar ejemplos de ella en todas partes.

La historia del yin y el yang

Hay varias dinámicas en la cosmología china. En la cosmología del Yin y el Yang, la energía material con la que se ha creado este universo también se denomina qi. Se cree que la organización del qi en esta cosmología del Yin y el Yang ha formado muchas cosas[3] Entre estas formas se encuentra el ser humano. Muchas dualidades naturales (como la luz y la oscuridad, el fuego y el agua, la expansión y la contracción) se consideran manifestaciones físicas de la dualidad simbolizada por el yin y el yang. Esta dualidad está en el origen de muchas ramas de la ciencia y la filosofía chinas clásicas, además de ser una directriz primordial de la medicina tradicional china,[4] y un principio central de diferentes formas de artes marciales y ejercicios chinos, como el baguazhang, el taijiquan (t’ai chi) y el qigong (Chi Kung), además de aparecer en las páginas del I Ching.
La noción de dualidad puede encontrarse en muchos ámbitos, como las Comunidades de Práctica. El término “dualismo-monismo” o monismo dialéctico se ha acuñado en un intento de expresar esta fructífera paradoja de unidad y dualidad simultáneas. El yin y el yang pueden considerarse fuerzas complementarias (en lugar de opuestas) que interactúan para formar un sistema dinámico en el que el todo es mayor que las partes reunidas[5]. Según esta filosofía, todo tiene aspectos yin y yang (por ejemplo, la sombra no puede existir sin la luz). Cualquiera de los dos aspectos principales puede manifestarse con más fuerza en un objeto concreto, según el criterio de la observación. El yin yang (es decir, el símbolo taijitu) muestra un equilibrio entre dos opuestos con una porción del elemento opuesto en cada sección.

El poder del yin y el yang

El yin y el yang (o yin-yang) es un complejo concepto relacional de la cultura china que se ha desarrollado durante miles de años. En pocas palabras, el significado del yin y el yang es que el universo se rige por una dualidad cósmica, conjuntos de dos principios o energías cósmicas opuestas y complementarias que pueden observarse en la naturaleza.
En general, el yin se caracteriza por ser una energía interior, femenina, quieta, oscura y negativa. Por otro lado, el yang se caracteriza como una energía exterior, masculina, caliente, brillante y positiva.
Los elementos yin y yang se presentan en parejas -como la luna y el sol, lo femenino y lo masculino, lo oscuro y lo brillante, lo frío y lo caliente, lo pasivo y lo activo, etc.-, pero hay que tener en cuenta que yin y yang no son términos estáticos o mutuamente excluyentes. Aunque el mundo está compuesto por muchas fuerzas diferentes, a veces opuestas, éstas pueden coexistir e incluso complementarse. A veces, las fuerzas opuestas en la naturaleza incluso dependen unas de otras para existir. La naturaleza del yin-yang reside en el intercambio y la interacción de los dos componentes. La alternancia del día y la noche es un ejemplo de ello: no puede haber sombra sin luz.

La importancia del yin y el yang

Se le ha llamado “El libro más sabio jamás escrito”, y además es muy corto. Si quieres saber más sobre el Daoísmo (a menudo deletreado “Taioísmo”), deberías consultar el Dao De Jing. Este extracto intenta definir el Dao como una fuerza en la vida humana. ¿Conoces a alguien que parezca vivir de esta manera? ¿Cómo es eso?
Cuanto más sepas sobre China, mejor entenderás el taoísmo. Se dice que el taoísmo es el primo chino del budismo, que creció en la India antes de extenderse por toda Asia y, finalmente, por el mundo. Aquí hay un buen sitio web que también puede llevarte a la medicina china.
Aquí hay un artículo interesante sobre la idea taoísta de “wu wei”. Se trata de hacer sin hacer, o de por qué demasiado esfuerzo puede ser contraproducente. Es de Psychology Today, pero no tienes que saber nada de psicología para leerlo.