El mejor hatha yoga

El mejor hatha yoga

Historia del hatha yoga

Dentro de las múltiples variantes de yoga que existen, el Hatha yoga es la mas tradicional y autentica, y uno de los estilos más extendidos en Occidente.

El texto más antiguo conocido en referencia a este yoga data del siglo XV y es el libro denominado Hatha Yoga Pradipika. Fue escrito por Swami Swatmarama, derivado de antiguos textos sánscritos y de sus propias experiencias practicando yoga.

El objetivo principal de este texto es iluminar las disciplinas físicas y la práctica del Hatha yoga, integrándose con las metas espirituales más elevadas, por medio de la obtención del autocontrol y autodisciplina.

En la historia del yoga, el Hatha se desarrolló a partir del yoga tántrico. Las personas que lo practicaban utilizaban el cuerpo físico como un medio para alcanzar la iluminación y desarrollar las conexiones físico-espirituales. Sin embargo, el Hatha Yoga se centra en la transformación del cuerpo físico a través de la purificación y el cultivo de la energía vital. Sus técnicas son pasos para alcanzar los estados más profundos de la meditación.

Antes de comenzar una sesión de este tipo de yoga hay que prepararse espiritualmente para conectar el cuerpo con su origen sagrado. La mejor actitud mental para su práctica es considerarse como parte de un todo universal, cuya evolución es individual. Esto significa que no debemos compararnos con los demás, puesto que somos seres únicos. Su objetivo es tomar conciencia del momento presente, centrándose únicamente en lo que ocurre ahora, dejando a un lado tanto el pasado como las ideas del posible futuro.

El mejor hatha yoga

Fundamentos del hatha yoga

El hatha yoga es una disciplina tradicional que busca la unión entre cuerpo y mente en el momento presente y su equilibrio con nuestra parte espiritual. Se basa en los tres pilares fundamentales del yoga, que, combinados, suponen una práctica completa. Estos son: meditación, respiración y asanas.

Las posturas físicas fortalecen el cuerpo, las técnicas de respiración (pranayamas) nos ayudan a controlar la respiración y a manejar la energía vital y la meditación (dhyana) nos ayuda a enfocar y calmar nuestra mente. Con las asanas se trabaja la parte más física, mientras que la meditación y la respiración están más relacionadas con la parte mental y espiritual.

Con su práctica aprenderemos diversas posturas, como la postura del camello (Ustrasana), postura del saltamontes (Salabhasana), postura de la cobra (Bhujangasana), etc. 

Como este tipo de yoga tiene un carácter introductorio, también se aprenden posturas muy adecuadas para la meditación y ejercicios de respiración, tales como la postura de loto (Padmasana), la pose del cadáver (Savasana), la postura del árbol (Vrkasana) y la postura del niño (Balasana).

La combinación de estos tres elementos unidos convierten al hatha yoga en una herramienta muy útil para nuestra transformación tanto física como mental.

El mejor hatha yoga

Por qué elegir hatha yoga

El hatha yoga es la mejor opción para iniciarse en esta disciplina, ya que es la base de otros tipos de yoga y de donde provienen muchas posturas. Por ello es uno de los más practicados en Occidente, ya que con él se adquiere una base sólida muy enriquecedora para dar paso después al aprendizaje de otros estilos.

Una de las características de este yoga es que puede practicarlo cualquier persona, independientemente de su edad, religión, sexo o condición física, y desde cualquier nive, incluso principiante. Se podría definir como una introducción al resto de tipos de yoga. Por ello es muy recomendable su práctica y desarrollo antes de explorar otros estilos más complicados. Incluso cuando se prueban y aprenden otras opciones, es muy interesante volver a practicarlo de una forma tranquila y suave para conectar de nuevo con lo básico y aliviar nuestra mente.

El hatha yoga tiene un ritmo lento y suave enfocado tanto en la meditación como en la introducción en ejercicios de respiración y asanas de una forma progresiva para aquellos que nunca lo han practicado. Las posturas son claras y sencillas de hacer, además de ser fácil pasar de una a otra.

Trabaja sobre el cuerpo con el objetivo de armonizar sus funciones y activar el metabolismo.

Las personas contamos con dos tipos de inteligencias: la mental y la emocional, Mientras que la mental es racional, lógica y analítica, la emocional es intensa e irracional. El hatha yoga nos ayuda a alcanzar la armonía y el equilibrio entre ambas. 

Hay posturas (como Sirsasana o Viparita karani) donde nuestro corazón se encuentra más alto que la cabeza. Esto quiere decir que el centro emocional está situado a mayor altura que el centro mental, lo que nos ayuda a controlar nuestras emociones negativas, como la agresividad, la frustración o la ira; y todas aquellas que nos perturban y nos pueden producir malestar. Con el hatha yoga reforzamos nuestra actitud positiva y nuestra confianza, disipando la tensión y la ansiedad que nos producen las preocupaciones.

El mejor hatha yoga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.