Ejercicios para quitar la ansiedad y nervios

Ejercicios para quitar la ansiedad y nervios

Ansiedad por tensión muscular constante

Es muy probable que usted, o alguien que conozca, se enfrente a la ansiedad. Uno de cada cinco estadounidenses mayores de 18 años, y uno de cada tres adolescentes de entre 13 y 18 años, declararon tener un trastorno de ansiedad crónico durante el último año. Y cuando hablo con estudiantes universitarios, no se sorprenden en absoluto de que la friolera del 63% de los estudiantes haya sentido una tremenda ansiedad durante su primer año, según un informe de la National College Health Association.
El precio de la ansiedad puede ser alto: aumenta el riesgo de que una persona sufra otros trastornos psiquiátricos como la depresión, y puede contribuir a la diabetes y a los problemas cardiovasculares. Un estudio aleccionador muestra que las personas con ansiedad tienden a ser más sedentarias y a realizar formas menos intensas de actividad física, si es que hacen alguna. Es irónico, porque atarse las zapatillas y salir a moverse puede ser la mejor solución no médica que tenemos para prevenir y tratar la ansiedad.
Como psiquiatra que estudia los efectos del ejercicio en el cerebro, no sólo he visto la ciencia, sino que he sido testigo de primera mano de cómo la actividad física afecta a mis pacientes. Las investigaciones demuestran que el ejercicio aeróbico es especialmente útil. Un simple paseo en bicicleta, una clase de baile o incluso una caminata rápida pueden ser una herramienta poderosa para quienes sufren de ansiedad crónica. Este tipo de actividades también ayudan a las personas que se sienten demasiado nerviosas y ansiosas ante un examen próximo, una gran presentación o una reunión importante.

Cómo reducir la ansiedad de forma natural

Si te pasas la mayor parte del día temiendo tu próximo entrenamiento, no estás solo. La mayoría de los corredores a los que entreno, y yo mismo, tenemos la tendencia a obsesionarnos con el dolor inminente y la lucha que supondrá el siguiente entrenamiento.
Sin embargo, cuando empiezas a temer y a obsesionarte con cada uno de los entrenamientos, esto puede convertirse en un drenaje emocional que provoca el agotamiento mental y quita la diversión de correr. Además, el nerviosismo y el miedo pueden convencerte de que un entrenamiento no se puede hacer antes de que lo hayas intentado. Te ganas a ti mismo antes de empezar.
En este artículo, veremos dos estrategias y trucos mentales que puedes poner en práctica para ayudar a reducir la ansiedad antes de los entrenamientos. Y lo que es más importante, te proporcionaremos una hoja de ruta mental para ayudarte a mantenerte emocional y mentalmente fresco durante todo el segmento de entrenamiento.
La compartimentación es una técnica mental que me enseñó un psicólogo deportivo con el que trabajé en el Centro de Entrenamiento Olímpico. Tenía problemas para no pensar en correr todo el tiempo. Me pasaba horas y a veces un día después de un entrenamiento analizando los parciales y comparándolos con las sesiones anteriores. Luego, pasaba los días siguientes preocupándome por el próximo entrenamiento. Me preocupaba por mi capacidad de alcanzar los splits, temía el dolor que iba a sufrir, me preocupaba si lo que estaba comiendo iba a afectar a mi entrenamiento. El entrenamiento se convirtió en una carga mental.

Ejercicios de respiración para la ansiedad

Aunque más de 550.000 personas corren en maratones cada año, no es necesario correr tanto para recibir los beneficios positivos de esta forma de ejercicio. Correr es una forma estupenda de romper con la rutina diaria mientras te centras en ti mismo.
A veces, las preocupaciones cotidianas de la vida pueden crear un estrés adicional. Estos factores estresantes pueden aumentar el nivel de ansiedad de una persona y provocar una depresión. Cuando corres durante al menos 30 minutos, esto te obliga a hacer otra cosa además de centrarte en lo que te estresa.
Una rutina de yoga combina la meditación con ejercicios básicos para ayudarte a mejorar tu salud mental y física. Otro aspecto único del yoga es que puedes elegir hacerlo solo o en grupo.
Practicar yoga con otras personas puede ayudarte a ser responsable de tu programa de ejercicios. También puede rodearte de otras personas con ideas afines que pueden estar sufriendo algunos de los mismos síntomas de ansiedad y depresión que tú sientes.
Estar en el bosque te ayuda a separarte del ajetreo de tu vida y te sitúa en un entorno tranquilo y sereno. Dependiendo del lugar en el que vivas, el senderismo puede ser un reto debido al aumento de la altitud y a otros elementos meteorológicos.

Ejercicios de terapia para la ansiedad

Aproximadamente 40 millones de estadounidenses viven con un trastorno de ansiedad, algo más que una preocupación o un miedo ocasional. Los trastornos de ansiedad van desde el trastorno de ansiedad generalizada, una preocupación intensa que no se puede controlar, hasta el trastorno de pánico, episodios repentinos de miedo acompañados de palpitaciones, temblores, sacudidas o sudoración.
Para las personas que padecen este trastorno, es fundamental encontrar estrategias para controlar o reducir la ansiedad a largo plazo, como la terapia conversacional o la medicación. Pero todo el mundo puede beneficiarse de la reducción del estrés y la ansiedad. Hay medidas que se pueden tomar en el momento en que la ansiedad empieza a hacer acto de presencia. Prueba estos ocho consejos para relajar tu mente y ayudarte a recuperar el control de tus pensamientos.