Ejercicios de yoga para relajarse

Ejercicios de yoga para relajarse

yoga de relajación para principiantes

La vida cotidiana puede ser muy agitada. Una semana típica puede significar equilibrar el trabajo, la escuela, las citas, la práctica de deportes, los recados, la vida familiar y mucho más. Si estás ocupado con el trabajo, la escuela u otras actividades, puede que sepas lo que es sentirse agotado. Cuando tu día normal se siente tenso y agotador, es el momento de ir a la esterilla de yoga. Sigue leyendo para aprender algunas posturas de yoga que te calmarán y relajarán al final de un largo día.
Las actividades exigentes estimulan el sistema nervioso simpático del cuerpo, que provoca lo que se conoce como la respuesta de “lucha o huida”. Esto pone en pausa las funciones normales del cuerpo (como la digestión), mientras éste se prepara para sobrevivir. El yoga provoca la reacción contraria. Al relajar el cuerpo y la mente se estimula el sistema nervioso parasimpático, también conocido como la respuesta de “descanso y digestión”. Tus órganos internos vuelven a sus funciones normales y tu cuerpo puede volver a rendir al máximo. La práctica regular de posturas de yoga relajantes puede mantener tu cuerpo y tu mente en plena forma.

yoga para la relajación y el sueño

Haz esto cuatro veces (o más si el tiempo lo permite).Ahora EmpiezaAl entrar en cada postura de yoga piensa en tu propio cuidado, en tu autoestima y en la curiosidad hacia ti mismo y tu experiencia de cada momento. Esto te pondrá en el espacio mental adecuado para los ejercicios.
1. Postura fácil (Sukhasana). Comienza en una posición sentada y cómoda, con las piernas cruzadas. Relaja los pies y deja que la pelvis esté en una posición neutral. Piensa en cómo estás respirando. Siente las sensaciones de tu cuerpo. Siéntese durante un minuto y sienta las sensaciones que se derivan de estar sin prisas, quieto y con conciencia interna.
2. Gira el cuello: Deja que la cabeza caiga hacia el pecho y mueve lentamente la cabeza en un círculo completo hacia la derecha tres veces y luego hacia la izquierda tres veces. Invita a la sensación de dejarse llevar. Vuelve a la postura fácil y levanta la coronilla hacia arriba.
3. Rodar los hombros: Gira los hombros en movimientos circulares hacia delante cuatro veces y luego hacia atrás cuatro veces. Cuando termines, inhala llevando las manos por encima de la cabeza y exhala colocando las manos juntas a la altura del pecho.

8 posturas de yoga para aliviar el estrés

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
Túmbese boca arriba en el suelo con las rodillas dobladas y los pies apoyados en el suelo. Inhala y al exhalar presiona el ombligo hacia la columna vertebral y “cierra” las costillas. Mantén la respiración fluida y relaja la tensión de los hombros y la cara. Repite durante 10 respiraciones.
Arrodíllate a cuatro patas, con las rodillas bajo las caderas y las manos bajo los hombros.    Extiende los dedos en el suelo con las palmas planas y contrae los abdominales para alinear la cabeza, el cuello y la espalda.    Inhale e incline las caderas hacia el techo mientras lleva los hombros hacia atrás y hacia abajo, lejos de las orejas; mire hacia arriba.  Exhala y mete la barbilla mientras llevas el vientre hacia la columna vertebral.    Redondea la espalda y siente el estiramiento de la columna vertebral.    Repita la operación durante 4 a 6 respiraciones, moviéndose suavemente entre cada movimiento.

comentarios

Cuando se trata de calmar el cuerpo y la mente, nada es tan eficaz como el yoga. Los estiramientos tonifican y alargan los músculos (lo que es estupendo después de un duro entrenamiento), mientras que la respiración ayuda a calmar una mente hiperactiva cuando se trata de hacer malabarismos con el trabajo, las salidas del colegio, las tareas domésticas y ponerse al día con los amigos. La rutina que se muestra a continuación es ideal para una práctica rápida en casa, pero si estás empezando puedes encontrar una clase cerca de ti.
Un sencillo comienzo para tu rutina de yoga, que ayuda a estirar los isquiotibiales y alivia la tensión. Mantén los pies separados a la anchura de los hombros para mantener el equilibrio. Gira suavemente la espalda hacia delante y cruza los brazos. Deja que tu cabeza se relaje.
Empiece en posición de embestida, con las manos apoyadas a ambos lados del pie de delante. Coloque suavemente la rodilla trasera en el suelo y doble la rodilla delantera en ángulo recto. Retira las manos de la esterilla y estíralas por encima de la cabeza. Inclínate ligeramente hacia atrás para aumentar el estiramiento de la espalda.
Adopte una postura amplia, con las palmas de las manos hacia abajo, con los pies ligeramente girados hacia dentro y las piernas fuertes. Gira el pie derecho 90 grados, manteniendo ambos talones alineados y las piernas activas. Dobla la rodilla derecha hasta que se sitúe directamente sobre el tobillo. Intenta mantener el torso largo y posicionado sobre las caderas. Mire hacia la derecha, por encima de los dedos. Mantenga la postura entre 30 segundos y un minuto, respirando profundamente. Invierta los pies y repita en el otro lado.