Como ser mas flexible

Como ser mas flexible

fisiología de la flexibilidad

Puede que pienses que la flexibilidad es algo fijo: o naces con extremidades flexibles o no lo eres. Sin embargo, puedes entrenar a tu cuerpo para que sea más flexible; sólo hace falta un poco de práctica.Si quieres aumentar la flexibilidad de tu cuerpo, aquí tienes ocho consejos que pueden hacerlo más fácil de lo que nunca creíste posible. (Además, un vídeo con algunos ejercicios de estiramiento)
La mayoría de la gente asume que los estiramientos -que utilizan el músculo para forzar a otros músculos a alargarse- conducen a la flexibilidad. Pero no es así. El enfoque anticuado de los estiramientos estáticos (mantenerse quieto mientras se presiona con fuerza para estirar) ha formado parte de la mayoría de los regímenes de entrenamiento deportivo durante décadas.Lo que los científicos y los atletas entienden ahora es que la flexibilidad empieza en la mente. Si tu mente cree que tiene que defenderse de las lesiones (o de ti), puede hacer precisamente eso, prepararse para el impacto y hacerte menos flexible. En su lugar, mantén la calma, sin necesidad de forzar. Puede que pienses: ¡no puedo tocarme los dedos de los pies! Pero en realidad es estupendo que tengas estos buenos músculos y ligamentos fuertes que mantienen tu cuerpo unido y hacen que todo funcione correctamente.

cómo ser más flexible mentalmente

Objetivos: músculos intrínsecos del pieCómo hacerlo: Sentado o tumbado, separa los dedos de los pies todo lo que puedas y relájate. Tiene la opción de flexionar y apuntar el pie mientras realiza este ejercicio para trabajar un poco más la movilidad del tobillo. Repite 10-15 veces con cada pie.
Objetivos: la fascia plantar (el tejido grueso de la parte inferior del pie): Coge una pelota de lacrosse o de golf y coloca la parte central del pie en la parte superior de la pelota. Mantén la posición durante el tiempo que desees. También puedes usar la pelota para masajear cualquier tensión. Para ello, haz rodar el pie hacia delante y hacia atrás sobre la pelota, especialmente en las zonas que te duelen un poco. Repite la operación con el otro pie.
Objetivos: músculo de la pantorrilla y tendón de AquilesCómo hacerlo: Coge una cinta de yoga o una banda de ejercicios y túmbate en el suelo. Mantén la pierna derecha doblada y apoyada en el suelo. Enrolla la banda alrededor de la bola del pie izquierdo y levanta la pierna en el aire. Mantén una ligera flexión de la rodilla izquierda. Flexiona el pie izquierdo y tira de la banda hacia ti hasta que sientas un estiramiento. Repite la operación en el otro lado: Los 10 mejores estiramientos para aliviar el dolor lumbar

puente

Este artículo ha sido redactado por Monica Morris. Monica Morris es una entrenadora personal certificada por el ACE (American Council on Exercise) con sede en el área de la bahía de San Francisco. Con más de 15 años de experiencia en entrenamiento físico, Monica comenzó su propia práctica de entrenamiento físico y obtuvo su certificación ACE en 2017. Sus entrenamientos enfatizan los calentamientos y enfriamientos adecuados y las técnicas de estiramiento.
Lo que la mayoría de la gente llama “flexibilidad” incluye el rango de movimiento en sus articulaciones, así como la longitud de los ligamentos y tendones que rodean esas articulaciones. Si tu objetivo es ser flexible, puede que no sea suficiente con estirar. Pruebe el yoga o el pilates para mejorar su flexibilidad y preste atención a su salud general. Mantenerte nutrido y bien hidratado te ayudará a ser flexible[1].
Este artículo ha sido redactado por Monica Morris. Monica Morris es una entrenadora personal certificada por el ACE (American Council on Exercise) con sede en el área de la bahía de San Francisco. Con más de 15 años de experiencia en entrenamiento físico, Monica comenzó su propia práctica de entrenamiento físico y obtuvo su certificación ACE en 2017. Sus entrenamientos hacen hincapié en los calentamientos, enfriamientos y técnicas de estiramiento adecuados. Este artículo ha sido visto 3,463,589 veces.

cómo ser más flexible rápidamente

Si considera que tocarse los dedos de los pies es una fantasía descabellada que nunca se hará realidad, sepa esto: Los ejercicios de tu entrenamiento combinados con la nutrición, la hidratación y las elecciones de estilo de vida pueden tener un gran impacto en tu flexibilidad. Así es. No hace falta que pongas tu cuerpo en forma de pretzels o que te inclines sobre los dedos de los pies durante horas al día para conseguir algo de flexibilidad en tus extremidades.
Mejorar tu capacidad de flexión es crucial para algo más que para prevenir lesiones. De hecho, el entrenamiento de la flexibilidad es un aspecto importante para ganar fuerza y tamaño. El levantador típico pasa la mayor parte de su día fuera del gimnasio encorvado hacia delante sobre un ordenador, lo que deteriora aún más cualquier posibilidad de adoptar una postura adecuada. Aparte de prevenir las lesiones, tener una mejor postura ayuda a mostrar el físico musculoso que tanto has trabajado para construir. La flexibilidad adecuada también va de la mano con los ejercicios de rango completo de movimiento, como las sentadillas y los levantamientos de peso muerto, que son importantes constructores de músculo. Tener las caderas y los hombros tensos puede inhibir la forma correcta y limitar tu forma física, así que ponte a trabajar en la flexibilidad.