Como gestionar las emociones negativas

Como gestionar las emociones negativas

felicidad

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
Este es un problema común para muchas personas: ¿cómo se supone que debemos lidiar con las emociones negativas que siguen apareciendo cuando estamos estresados o heridos? ¿Debemos reprimir nuestra ira y frustración y hacer como si no existieran, para minimizar las consecuencias de estas emociones? ¿O deberíamos arriesgarnos a empeorar las cosas diciendo o haciendo algo incorrecto? Resulta que “reprimir las emociones” no es la opción más saludable y existen técnicas sencillas que cualquiera puede utilizar.
Sin embargo, si te has preguntado qué hacer con estos sentimientos, no eres el único que lucha contra las emociones negativas. Muchas personas se preguntan lo mismo sobre el estrés y el afrontamiento. Cuando se sienten invadidos por emociones negativas como el dolor, la frustración o la ira, saben que no deben hacer como si no sintieran nada, pero tampoco quieren insistir en los sentimientos negativos y rumiarlos. Pero aunque la mayoría hemos oído que éstas no son estrategias saludables para aliviar el estrés, ¿qué otras opciones hay?

comentarios

Descargo de responsabilidad sobre el contenido El contenido de este sitio web se proporciona únicamente con fines informativos. La información sobre una terapia, un servicio, un producto o un tratamiento no respalda en modo alguno dicha terapia, servicio, producto o tratamiento y no pretende sustituir el consejo de su médico u otro profesional sanitario registrado. La información y los materiales contenidos en este sitio web no pretenden constituir una guía completa sobre todos los aspectos de la terapia, el producto o el tratamiento descritos en el sitio web. Se insta a todos los usuarios a que busquen siempre el asesoramiento de un profesional de la salud registrado para obtener un diagnóstico y respuestas a sus preguntas médicas y para determinar si la terapia, el servicio, el producto o el tratamiento concretos descritos en el sitio web son adecuados en sus circunstancias. El Estado de Victoria y el Departamento de Salud no asumirán ninguna responsabilidad por la confianza que cualquier usuario deposite en los materiales contenidos en este sitio web.

5 emociones negativas

Todo el mundo tiene un mal día de vez en cuando. Para algunas personas, puede ser tan simple como perder el tren y llegar tarde al trabajo. Para otros puede ser más grave, por ejemplo, descubrir que su cónyuge o pareja le ha estado engañando.    O quizás a un familiar o amigo cercano le acaban de diagnosticar un problema médico que puede ser difícil de superar.    Sea cual sea el motivo, no hay nada malo en sentirse mal: la adversidad forma parte de la vida y superarla puede suponer un verdadero crecimiento personal.    El problema es cuando empezamos a ignorar nuestras emociones.
“Los sentimientos negativos, como la ira, el miedo y la tristeza, son muy desagradables”, dice la doctora Susan Kolod, psicóloga que ejerce en Nueva York.    “A menudo, estos sentimientos, si se toman en serio, requieren que la persona tome algún tipo de medida.    Por ejemplo, si un amigo te decepciona o te hace enfadar, puede ser necesario enfrentarse a esa persona. La confrontación puede producir mucha ansiedad y ser dolorosa, y muchas personas creen erróneamente que la mejor manera de afrontar estos sentimientos es apartarlos de su mente”, afirma.

ejemplos de emociones negativas en el trabajo

Las respuestas que la gente da a esta pregunta coinciden en gran medida. A menudo, la gente dice que una vida ideal incluye una carrera exitosa y satisfactoria, una familia unida, relaciones duraderas y/o prosperidad financiera. En todos estos elementos de una vida ideal subyace una sensación de felicidad y satisfacción por la que todos luchamos. De hecho, pasamos gran parte de nuestro tiempo intentando alcanzar esta felicidad, tanto en el presente como a largo plazo.
En un esfuerzo por experimentar la felicidad y otras emociones positivas, a menudo intentamos evitar o ignorar las emociones negativas y angustiosas. Al fin y al cabo, a nadie le gusta sentirse triste, culpable, decepcionado o abatido. Así que no sólo buscamos tener experiencias placenteras, sino que también hacemos lo posible por evitar el dolor en la vida.
Cuando utilizamos los términos “positivo” y “negativo” para describir una determinada emoción, nos referimos a la naturaleza de la experiencia subjetiva de esa emoción y a si queremos experimentar más o menos de ella.
Las emociones negativas son variadas y pueden surgir debido a una serie de cosas: la ansiedad antes de una entrevista de trabajo, el enfado por un atasco, la tristeza por la pérdida de una posesión valiosa, el enfado cuando alguien no ha hecho su parte en un proyecto de grupo, la culpa por romper una dieta… ¡la lista es interminable! Estas emociones son universales y las experimentan todas las personas en algún momento de su vida.