Como fortalecer el suelo pelvico

Como fortalecer el suelo pelvico

ejercicios del suelo pélvico para la incontinencia

Como cualquier otro grupo muscular, el suelo pélvico requiere ejercicios rutinarios para mantenerse fuerte y funcionar correctamente. Y en el caso de las mujeres, el suelo pélvico cumple una función muy importante: Es la lámina muscular que sostiene la vejiga, el útero y el intestino.
Para que tu suelo pélvico funcione correctamente -y para prevenir desde lesiones, como el prolapso de órganos pélvicos, hasta pérdidas involuntarias de orina o vejiga-, aquí tienes cinco formas de mantener este grupo muscular clave fuerte y sano.
Para hacerlo correctamente, intenta sentarte cómodamente con las rodillas y los pies separados, inclinándote hacia delante, con los codos apoyados en las rodillas. Respira regularmente y relaja los músculos del estómago, las piernas y los glúteos.
Imagina que intentas evitar la expulsión de gases al mismo tiempo que intentas dejar de orinar a mitad de camino. Esto debería provocar una sensación de tensión alrededor de la vagina y el ano. Mantén esa posición durante unos segundos, luego suéltala y voilá: ¡Un Kegel exitoso!
Te recomendamos que hagas tres series diarias de 8 a 12 contracciones. Si no tienes mucha experiencia en la realización de ejercicios de Kegel, puedes empezar con 4-5 contracciones por serie diaria. Aquí tienes una guía detallada sobre cómo asegurarte de que realizas los Kegel correctamente.

¿caminar fortalece los músculos del suelo pélvico?

Si los músculos del suelo pélvico están debilitados, es posible que tengas pérdidas de orina al toser, estornudar o hacer un esfuerzo. Esto es bastante común y no debes sentirte avergonzada. Se conoce como incontinencia de esfuerzo y puede continuar después del embarazo.
Si realizas ejercicios de suelo pélvico, puedes fortalecer los músculos. El entrenamiento de los músculos del suelo pélvico ayudará al cuerpo a soportar el creciente peso del bebé. Unos músculos sanos y en forma antes de que nazca el bebé se recuperarán más fácilmente después del parto y ayudarán a reducir o evitar la incontinencia de esfuerzo después del embarazo. Todas las mujeres embarazadas deberían hacer ejercicios de suelo pélvico, incluso si son jóvenes y no sufren incontinencia de esfuerzo ahora.
Estar embarazada y dar a luz estira los músculos del suelo pélvico, que son los que mantienen la vejiga cerrada. Los músculos del suelo pélvico debilitados no pueden impedir que la vejiga tenga pérdidas. Estas pérdidas se producen sobre todo al toser, estornudar, levantar peso o hacer ejercicio. También es posible que te des cuenta de que no puedes esperar cuando quieres orinar.
Tendrás que ayudar a que los músculos del suelo pélvico se vuelvan a fortalecer. Si no fortaleces los músculos después de cada bebé, es probable que te mojes más a menudo cuando llegues a la edad madura. Los músculos del suelo pélvico tienden a debilitarse con la edad. La menopausia puede empeorar la incontinencia.

ejercicios del suelo pélvico para el prolapso

La vejiga se mantiene en su sitio gracias a una serie de músculos del suelo pélvico. Mientras estos músculos funcionen bien, conservarás el control de la micción. Sin embargo, cuando los músculos pierden su resistencia debido a la edad, el embarazo u otros factores, pueden producirse pérdidas. Los ejercicios del suelo pélvico ayudan a contrarrestar esta situación y a controlar mejor la incontinencia.
Si sufres pequeñas pérdidas o cualquier otro tipo de fuga de orina, los ejercicios del suelo pélvico pueden ayudarte a controlarlas. No sólo pueden ser beneficiosos después del embarazo, sino que las mujeres en diferentes etapas de su vida han disfrutado de los beneficios que pueden aportar.
La incontinencia femenina puede tener muchas causas. No todos los problemas de vejiga e incontinencia pueden mejorarse con los ejercicios del suelo pélvico. Si tienes alguna duda sobre tu estado o tus síntomas, te recomendamos que consultes a un profesional sanitario. Si necesitas más ayuda para controlar las pérdidas de orina, ofrecemos una amplia gama de productos discretos y eficaces para mujeres. También te recomendamos que leas las historias de otras mujeres sobre cómo aprendieron a vivir una vida plena, sin verse afectadas por su incontinencia urinaria.

fortalecer los músculos del suelo pélvico sin kegels

El primer paso para realizar ejercicios para los músculos del suelo pélvico es identificar los músculos correctos. Existen varias formas que pueden ayudarte a identificar correctamente las diferentes partes de los músculos del suelo pélvico. Una de ellas es intentar detener o ralentizar el flujo de orina a medio camino del vaciado de la vejiga. Detener el flujo de orina repetidamente en el inodoro no es un ejercicio, sino una forma de identificar los músculos del suelo pélvico. Esto sólo debe hacerse para identificar qué músculos son necesarios para el control de la vejiga.
Si puedes, detén el flujo de orina sobre el inodoro durante uno o dos segundos, y luego relájate y termina de vaciar sin esforzarte. Esta “prueba de parada” puede ayudarle a identificar los músculos del conducto frontal que controlan el flujo de orina. No se recomienda como ejercicio regular.
Otro método para identificar los músculos del suelo pélvico es imaginar que se detiene el flujo de orina y se retiene el flato (viento) al mismo tiempo. Esto puede hacerse tumbado, sentado o de pie con las piernas separadas a la anchura de los hombros.