Como aumentar la flexibilidad

Como aumentar la flexibilidad

Cómo ser flexible si estás muy rígido

¿No puede agacharse y tocarse los dedos de los pies? Puede que pienses que la flexibilidad es algo con lo que se nace: o la tienes o no la tienes. Aunque tu nivel de flexibilidad está relacionado con la genética (no todos podemos ser contorsionistas), te sorprenderá saber que puedes desarrollar la flexibilidad del mismo modo que puedes desarrollar la fuerza, la resistencia o la velocidad.    Al igual que cualquier otra cosa, el desarrollo de la flexibilidad requiere práctica. Requiere tanta constancia como desarrollar los músculos o ponerse en forma para una maratón. Puede que no sea fácil, pero es definitivamente factible, y puedes empezar con estas sencillas formas de ser más flexible.    Más información: Los mejores ejercicios abdominales para fortalecer el tronco
Realizar estiramientos estáticos puede ser el método más sencillo para mejorar la flexibilidad. Los estiramientos estáticos incluyen todos los ejercicios de flexibilidad que implican mantener un músculo en una posición estirada durante un tiempo considerable, normalmente unos 30 segundos. Esto le permite aislar y estirar profundamente un músculo. Empezar y terminar el día con estiramientos estáticos -sólo de 5 a 10 minutos- puede suponer una gran diferencia en la flexibilidad de los músculos en el día a día.    Algunos de los estiramientos estáticos con los que quizá ya esté familiarizado son:    Algunos estiramientos estáticos avanzados son:

Cómo aumentar la flexibilidad de la espalda

Si considera que tocarse los dedos de los pies es una fantasía descabellada que nunca se hará realidad, sepa esto: Los ejercicios de tu entrenamiento combinados con la nutrición, la hidratación y las elecciones de estilo de vida pueden tener un gran impacto en tu flexibilidad. Así es. No hace falta que pongas tu cuerpo en forma de pretzels o que te inclines sobre los dedos de los pies durante horas al día para conseguir algo de flexibilidad en tus extremidades.
Mejorar tu capacidad de flexión es crucial para algo más que para prevenir lesiones. De hecho, el entrenamiento de la flexibilidad es un aspecto importante para ganar fuerza y tamaño. El levantador típico pasa la mayor parte de su día fuera del gimnasio encorvado hacia delante sobre un ordenador, lo que deteriora aún más cualquier posibilidad de adoptar una postura adecuada. Aparte de prevenir las lesiones, tener una mejor postura ayuda a mostrar el físico musculoso que tanto has trabajado para construir. La flexibilidad adecuada también va de la mano con los ejercicios de rango completo de movimiento, como las sentadillas y los levantamientos de peso muerto, que son importantes constructores de músculo. Tener las caderas y los hombros tensos puede inhibir la forma correcta y limitar tu forma física, así que ponte a trabajar en la flexibilidad.

Cómo mejorar la flexibilidad de las piernas

Este artículo ha sido redactado por Danny Gordon. Danny Gordon es un entrenador personal certificado por el American College of Sports Medicine (ACSM) y propietario de The Body Studio for Fitness, un estudio de fitness con sede en la zona de la bahía de San Francisco. Con más de 20 años de experiencia en entrenamiento físico y enseñanza, ha centrado su estudio en el entrenamiento personal semiprivado. Danny recibió su certificación de entrenador personal de la Universidad Estatal de California, East Bay y el Colegio Americano de Medicina Deportiva (ACSM).
Mantener una buena flexibilidad puede reducir la posibilidad de lesiones y facilitar un estilo de vida activo. No hay una forma mágica de mejorar la flexibilidad de la noche a la mañana, pero es un objetivo que casi todo el mundo puede alcanzar con algo de paciencia y dedicación. Concéntrese en añadir componentes de flexibilidad antes y después de sus rutinas de ejercicios aeróbicos y de fuerza, e incorpore actividades como el yoga que benefician la flexibilidad. Hacer algunos cambios en el estilo de vida saludable, como beber más agua y reducir el estrés, también puede ayudarte a ser más flexible.

Cómo mejorar la flexibilidad rápidamente

¿En qué piensas cuando te imaginas a una persona flexible? ¿Un yogui doblándose hacia atrás en forma de cangrejo? Con demasiada frecuencia, la flexibilidad puede parecer inalcanzable y muchos de nosotros asumimos que nunca encajaremos en esa descripción. Pero no importa si no puedes apoyar la nariz en las rodillas: ser flexible puede significar simplemente ser capaz de cruzar las piernas cuando te sientas, o atarte los cordones de los zapatos sin poner el pie en un banco.
La flexibilidad es buena para nuestra salud. Hay varios beneficios clave, explica Kenny Butler, jefe de salud y bienestar de ukactive y antiguo fisioterapeuta. Si, por ejemplo, alguien se sienta para ponerse los calcetines, en lugar de ponerse de pie, está restringiendo la forma en que sus músculos se estiran. Cuanto más tiempo lo haga, menos posibilidades tendrá de levantarse y ponerse los calcetines en el futuro. “¿Qué es lo siguiente?”, pregunta Kenny. “¿Tienes que sentarte para ponerte los pantalones?” Ser flexible también es una buena forma de prevenir lesiones. Esto es especialmente cierto en el caso de los atletas o de las personas que se entrenan para pruebas deportivas como los maratones. Los profesionales de la salud también creen que mejorar la flexibilidad puede mejorar la postura, así como reducir los dolores y las molestias.Por supuesto, la flexibilidad no es el único componente del fitness que tiene beneficios para la salud. También deberíamos pensar en la fuerza, la resistencia y el equilibrio, pero intentar mejorarlos todos a diario no es realista. Así que si quieres centrarte en la flexibilidad en particular, y mejorarla de forma manejable, ¿qué puedes hacer?