Chakra del tercer ojo

Chakra del tercer ojo

Nombre del chakra del tercer ojo

El tercer ojo (también llamado ojo de la mente u ojo interior) es un concepto místico y esotérico de un ojo invisible especulativo, normalmente representado como situado en la frente, que proporciona una percepción más allá de la vista ordinaria[1].
En las tradiciones espirituales de la India, el tercer ojo se refiere al chakra ajna (o del entrecejo)[2] El tercer ojo se refiere a la puerta que conduce a los reinos y espacios interiores de la conciencia superior. En la espiritualidad, el tercer ojo suele simbolizar un estado de iluminación. El tercer ojo se asocia a menudo con las visiones religiosas, la clarividencia, la capacidad de observar los chakras y las auras,[3] la precognición y las experiencias extracorporales. Las personas que se dice que tienen la capacidad de utilizar su tercer ojo se conocen a veces como videntes. En el hinduismo y el budismo, se dice que el tercer ojo está situado en el centro de la frente, ligeramente por encima de la unión de las cejas, y que representa la iluminación que se alcanza a través de la meditación[4][5] Los hindúes también colocan una “tilaka” entre las cejas como representación del tercer ojo,[6] que también se ve en las expresiones de Shiva[4] Los budistas consideran el tercer ojo como el “ojo de la conciencia”, que representa el punto de vista desde el que se alcanza la iluminación más allá de la vista física[4].

Meditación del chakra del tercer ojo

El chakra del tercer ojo es el sexto chakra. Situado en la frente, entre las cejas, es el centro de la intuición y la previsión. La función del chakra del tercer ojo se rige por el principio de la apertura y la imaginación.
En la metafísica yóguica, el tercer ojo o Ajna chakra, es el centro donde trascendemos la dualidad – la dualidad de un “yo” personal separado del resto del mundo, de una personalidad que existe independientemente de todo lo demás.
El chakra del tercer ojo está asociado a la glándula pineal, encargada de regular los biorritmos, incluyendo el tiempo de sueño y de vigilia. Es una glándula situada en el cerebro que es centro de atención por su relación con la percepción y el efecto de la luz y los estados de conciencia alterados o “místicos”. Está situado cerca de los nervios ópticos, y como tal, es sensible a los estímulos visuales y a los cambios de iluminación.
El chakra del tercer ojo es un instrumento para percibir las cualidades más sutiles de la realidad. Va más allá de los sentidos más físicos y se adentra en el reino de las energías sutiles. Despertar el tercer ojo permite abrirse a una sensibilidad intuitiva y a la percepción interior.

Tercer ojo rosa

Según la tradición del yoga, el cuerpo sutil es donde fluye tu energía. El cuerpo sutil tiene siete vórtices de energía, conocidos como chakras. Cuando la energía se bloquea en un chakra, se desencadenan desequilibrios físicos, mentales o emocionales. Esto es cierto para todos los chakras, incluido el sexto. Llamado Ajna Chakra, este centro energético está situado en el tercer ojo (entre las cejas o en el entrecejo y justo por encima del nivel de los ojos). El chakra Ajna se sitúa por encima del chakra de la garganta, que equilibra la emoción y la razón. Se encuentra debajo del séptimo chakra, el Sahasrara o chakra de la corona, el centro de la reflexión, la iluminación y la sabiduría.
El chakra del tercer ojo se asocia con el conocimiento superior, la intuición y lo que podría considerarse el sexto sentido.  El tercer ojo te ayuda a percibir una visión cósmica más allá del mundo físico que tus ojos pueden ver. Te conecta con tu intuición e ilumina todo tal y como es, sin el filtro de tu pasado, tus expectativas o tu juicio. El chakra Ajna también está relacionado con la imaginación y la visualización.

Ver más

El tercer ojo (también llamado ojo de la mente u ojo interior) es un concepto místico y esotérico de un ojo invisible especulativo, normalmente representado como situado en la frente, que proporciona una percepción más allá de la vista ordinaria[1].
En las tradiciones espirituales de la India, el tercer ojo se refiere al chakra ajna (o del entrecejo)[2] El tercer ojo se refiere a la puerta que conduce a los reinos y espacios interiores de la conciencia superior. En la espiritualidad, el tercer ojo suele simbolizar un estado de iluminación. El tercer ojo se asocia a menudo con las visiones religiosas, la clarividencia, la capacidad de observar los chakras y las auras,[3] la precognición y las experiencias extracorporales. Las personas que se dice que tienen la capacidad de utilizar su tercer ojo se conocen a veces como videntes. En el hinduismo y el budismo, se dice que el tercer ojo está situado en el centro de la frente, ligeramente por encima de la unión de las cejas, y que representa la iluminación que se alcanza a través de la meditación[4][5] Los hindúes también colocan una “tilaka” entre las cejas como representación del tercer ojo,[6] que también se ve en las expresiones de Shiva[4] Los budistas consideran el tercer ojo como el “ojo de la conciencia”, que representa el punto de vista desde el que se alcanza la iluminación más allá de la vista física[4].